YAMA


.
6 enero, 2015, 5:38 am
Filed under: Yama

Calle empedrada
de charcos verdes quietos.
Noche en silencio.

Lago en silencio.
Reflejo de la luz
por la mañana.

Luz de la luna.
Matizado de azul
el bosque oscuro.

Luna en la nieve.
Congelada en el aire
la cencellada.

Resuena el río.
La oscuridad rodea
a las luciérnagas.

Sale la luna
y el viento se levanta.
Ulula un búho.

Musgo que cubre
las piedras de los cerros.
Trueno y relámpago.

Del verde más intenso
al cielo azul.
Las lavanderas.

Brisa de verano,
empuja el olor suave
de albaca y tomillo

Ruinas sombrías.
A un cielo enrojecido
parten los cuervos.

Olor a setas
del revueltico.
Sudan los azulejos.

Cubriendo el bosque,
la gris niebla de invierno.
Crujir de ramas.

La brisa esparce
las ondas de los patos.
Reflejo de sauces.

Reflejos grises
sobre agua helada.
Escarchas en las piedras.

Senda de la colina
con el color del otoño.
Vuelan aves al horizonte.

Llego el invierno,
el grajo vuela bajo

Graznan gaviotas.
Un suave rumor de olas
entre la bruma.

Un cielo oscuro,
del borde de una teja
cuelga una nube.

Fila de hormigas.
A la sombra de las pacas
duermen los perros.

Canto de grillos,
también parece viva
la Vía Láctea

Gemir del perro
en la lluvia nocturna.
También estoy solo.

Flota en la arena
la espuma de las olas.
Brillo de estrellas.

Casi la noche.
Un olor a azahar
trae Levante.

Tan sólo un grillo,
se posa en la columna
resquebrajada.

Mañana gris,
cielo de cuatrogotas.
Rotos los charcos.

En la noche húmeda
el viejo puente brilla.
Coro de ranas.

Aire de la montaña.
En el crepúsculo
vuelven bandadas.

Azul y rojo
crepúsculo de otoño
Junto a los setos

La brisa tibia
del mediodía.
Tiernos brotes de helecho.

El robledal.
Cantar de las chicharras
al mediodía.

Llega la niebla.
Los carámbanos crujen
en turbia luz .

Brutal follaje
del interior del bosque.
Zumban las moscas.

Graznar de cuervos
en el acantilado.
La lluvia arrecia.

Cielo cenizo.
Los reflejos de nubes
llenan la poza.

Sopla del norte.
Al remolino de hojas
le ladra un perro .

Vuelos rasantes
en el acantilado.
Rompen las olas.

Anuncios